lunes, 29 de febrero de 2016

Sesión Mario. Sonrisas a la vida.


Nunca sabemos con quién vamos a dar en la vida. Personas de tu pasado que, de repente,  aparecen en tu presente y te hacen pertenecer, para siempre, a un momento especial de su vida sin casi merecerlo.


Eso es lo que me ha pasado en esta sesión. Carolina, antigua compañera del colegio a la cual no veía desde hace más de 22 años, se puso en contacto conmigo a través de las, a veces maravillosas, redes sociales.
Necesitaba un recuerdo especial, natural y no forzado de su día a día en familia. Quería auto-regalarse una sesión con su pequeño Mario, un precioso rubio de casi dos años.

"El tiempo pasa muy rápido" nos decíamos una a la otra.


Y fue así como entré en sus vidas, escondida tras la cámara, intentando plasmar el amor que se tienen, la paciencia que demuestran y la calidez de sus acciones.



Cuando entras en las casas de las personas, entras en parte de lo que son. A veces, eso impone tanto por un lado como por el otro pero, sobre todo, estás en su terreno y nada puede hacerte sentir más cómodo que estar tirado sobre tu propia alfombra.



 Espero que el trabajo realizado les merezca la pena y que, al verlo, recuerden ese día de igual manera como fue vivido.
Gracias de nuevo por dejarme ser la observadora de vuestra preciosa familia. Un placer!!

5 comentarios:

  1. una luz muy muy especial . me gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marga, me alegra que te guste!

      Eliminar
  2. Desde que Mario nació he querido hacer un reportaje de fotos en familia, pero por diversos motivos lo he ido dejando. Como dice María, el tiempo pasa muy rápido, y no quería olvidar esos momentos que vivimos en el día a día con nuestro bichito. Por eso cuando vi su trabajo por las redes y lo mucho que me gustó, no lo dudé y me puse en contacto con ella. Estoy muy contenta con la sesión y el bonito recuerdo que va a ser para nosotros. Gracias por tu paciencia guapa!! Os lo recomiendo.

    ResponderEliminar
  3. Preciosas! Me encantan todas, pero sobre todo las tres primeras en blanco y negro!
    Mario tiene una sonrisa preciosa y ahora me recuerda cada vez más a Carol de pequeña. Un besazo family y felicidades a la fotógrafa!

    ResponderEliminar

¿Tienes algo que decirme?
Un "hola" ¿tal vez?
Me encanta saber lo que piensas. Atrévete!